La firmeza es un factor clave para elegir el colchón adecuado. Un buen colchón debe mantener el cuerpo en posición horizontal, de lo contrario los músculos trabajan y el sueño no es reparador. El nivel de firmeza de un colchón varía según su densidad. La firmeza de un colchón varía según su densidad. colchón de espuma o colchones de látex, cuanto mayor sea la densidad del colchón, más firme será el soporte. En los colchones de muelles, es el número de muelles lo que induce el grado de firmeza. Cuantos más muelles contenga el núcleo del colchón, más firme será la comodidad. Se pueden distinguir 3 niveles de firmeza para cada tipo de suspensión: suave, firme y muy firme. Tenga en cuenta que los niveles de firmeza y sus nombres pueden diferir de un fabricante a otro. La firmeza de un colchón se elige según su morfología (tamaño/peso). Cuanto más firme sea el durmiente, más firme debe ser el colchón. La firmeza de un colchón se elige en función de la forma del cuerpo (altura/peso) del durmiente, y cuanto más grande es el durmiente, más firme tiene que ser el colchón, mientras que las personas más ligeras y los niños necesitan un apoyo más flexible.