La lactancia materna le ayuda a recuperar su figura más fácilmente. Amamantar a su bebé causa contracciones que ayudan a que el útero vuelva a su tamaño normal después del parto. Y, la lactancia materna causa un gasto energético adicional de unas 200 calorías por día. Finalmente, este modo de nutrición obliga al cuerpo a utilizar las reservas de grasa localizada en las nalgas, caderas y muslos destinados a este fin. Por otro lado, para beber alcohol tendrás que esperar unos meses más.